Pólvora.

Y es que hay veces que la magia fluye tan fácil.

Cuando te quieres dar cuenta llevas dos horas con los pelos de punta, dejándote pulmones, alma y corazón.

Gritando (que no cantando) cada canción.

Haciendo tuya cada letra, cada acorde, cada gesto. 

Siendo libre, volando, sintiendo.

Prendiendo la pólvora como si fuese la primera vez,

ardiendo como si fuese la última.

Y es que hay conciertos en los que la magia fluye tan fácil.

Imagen

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s